Jo sí que et crec

Al meu entendre, la diferència entre la jerarquia de l’Església francesa i l’espanyola a l’hora d’encarar els abusos sexuals és que aquí encara hi ha connivència amb l’aparell de l’estat. Ens ve no només del franquisme, que sí, sinó des de sempre, de les etapes no democràtiques de l’estat espanyol. També aquí, a Catalunya.

Tenir l’aixopluc polític ha permès anys de patiment per als i per a les supervivents, i menyspreu i ignomínia per part de l’Església. Que “altres” cometin abusos als infants i a joves no és una excusa vàlida que justifiqui la inacció eclesial, fins fa dos anys, de la part que li pertoca. L’Església de Jesucrist, mai hauria d’haver estat casa de persones depredadores sexuals. I això té responsables concrets, els bisbes. Em pregunto si ara, ja, aquest aspecte l’estan atenent en la formació en seminaris o en ordes religiosos tant masculins com femenins. I si s’està fent detecció de potencials depredadors i és motiu per no ordenar preveres o admetre’ls a ordes religiosos.

Perquè la violència exercida per una persona depredadora no només té el vessant sexual, també té l’exercida com a violència psicològica, el poder. De domini i sotmetiment en sap molt la jerarquia i el clericalisme que fomenta, com planteja l’editorial d’aquesta revista. El poder exercit sense l’autoritat emanada de la legitimitat democràtica no té cabuda a la nostra societat. Així es percep dins i fora de l’Església. Esmenar de manera profunda una tradició és legítim i profètic.

Estem davant d’una xacra per a l’Església. I em dol com a creient. També m’indigna. Només un cas ja seria dolorós que s’hagués donat. En aquesta situació, cal dir que, quan la jerarquia diu que es busca sempre la veritat i estar al costat dels qui pateixen, no és creïble. La confiança en una institució requereix molt poc per erosionar-se més si aquesta institució té la missió d’anunciar l’Evangeli de Jesús i construir el regne de Déu a la terra. Una missió encarregada a homes i dones fràgils com gerres de terrissa. És en aquesta fragilitat on hem de posar la nostra mirada perquè no es torni fang. De reparació en sabem poc. N’hem d’aprendre. Demanar perdó, però un perdó creïble. I aquest no ho és quan va acompanyat d’un preàmbul on es diu que només són el 0,2% dels abusos comesos per integrants de l’Església. En una reparació has de sentir-te acompanyat per professionals i per altres supervivents. I quan es denuncia escoltar un unànime: “Jo sí que et crec”.

Aquest no és l’únic pecat de l’Església espanyola. La separació de nadons de mares i famílies legítimes va ser una acció sistèmica fins a mitjans del anys vuitanta. Un abús de poder criminal compartit amb les “famílies de bé” a les quals entregaven la criatura.

Pare, tu que ens has entregat el tresor de l’Evangeli,
ajuda’ns a curar les ferides que hem provocat com a Església
a les criatures innocents que teníem a les nostres mans
per ajudar-los a néixer, per educar-los i formar-los.
T’ho demanem per nostre Senyor Jesucrist. Amén.

Quiteria Guirao Abellán

¡Basta ya! Abusos sexuales en la infancia

La señora Juana acudía periódicamente a mi consulta a realizarse controles de salud. Rara vez venía sola, siempre la acompañaba su marido al que llamaba “el francés”. Ella entraba y él siempre se quedaba fuera, esperándola. Llegaba con bastante tiempo de antelación. Nunca tenía prisa.

El francés, al que ella llamaba así por su lejana ascendencia gala, era su pareja desde hacía muchos años. Anteriormente estuvo casada con un hombre que no le dio muy buena vida, pero ella, como me diría en alguna ocasión, pensaba que la vida en pareja era eso, aguantar…

Enviudó y conoció a este buen hombre que, aunque seco y malhumorado, la respetaba.

Un buen día acudió a la consulta con un semblante y una luz diferente. Estaba feliz. Era feliz. El día anterior había recibido una llamada telefónica desde una emisora de radio italiana.

Y allí el alma, que tantas veces en su vida se le había partido en pedazos, rozó el éxtasis y la gloria. Merecida gloria.

Su hija, a la que ella había buscado tantos años sin éxito, la localizó. Alguien, posiblemente en su lecho de muerte, quiso limpiar su conciencia y contó esa verdad que guardó tantísimos años.

Juana tenía 78 años cuando me contó su historia. Su hija 67. Iban a encontrarse por primera vez en sus vidas. Era una cría cuando la parió. La niña fue fruto de los abusos sexuales continuos del dueño de la finca en la que Juana trabajaba.

Se la quitaron. Se la robaron y con ella su infancia.

Así que cuando se comunicaron por teléfono las únicas palabras que salían de la boca de ambas era ¡Mamá! ¡Hija! ¡Mamá! ¡Hija! ¡Mamá! …

Dos palabras tantos años silenciadas y que el alma expulsó hasta la extenuación.


Los abusos sexuales a menores de edad se dan en todas las clases sociales, ambientes culturales y razas. Entre el 65 y el 85% de los agresores pertenece al círculo social o familiar de la víctima. En la mayoría de los casos supone una experiencia traumática para el niño o la niña que lo sufre como un atentado contra su integridad física y psicológica, dejando secuelas psicoemocionales y afectando en muchos casos a la respuesta sexual en su vida adulta. Los abusos pueden llegar a afectar de un 15 a un 20% de la población, especialmente del sexo femenino.

No siempre hay denuncia, de modo que el alcance total de los abusos infantiles está lejos de arrojar cifras cercanas a la realidad.

Las edades de mayor riesgo oscilan entre los seis y los ocho años, preferentemente niñas, y de once a trece años, sobre todo chicos en la pubertad. Existen cálculos que indican que entre el 5 y el 10% de los varones ha sido objeto de abusos sexuales durante su infancia. Hay que añadir que ser varón constituye un obstáculo para reconocer este tipo de violencia sexual y, por lo tanto, para denunciarla.

Los datos indican que un 70% de víctimas de abuso sexual tendrá secuelas a corto plazo, y un 50% lo hará a largo plazo, si bien la mayoría de los casos presenta cierta inestabilidad durante el resto de su vida.

Existen estrategias integrales que ofrecen medidas preventivas para reducir los casos de violencia contra la infancia. Cuando los niños y niñas reciben formación sobre abuso sexual demuestran más control y seguridad frente a las situaciones de riesgo. En países como Canadá y EEUU con amplios programas formativos, se reduce a la mitad las probabilidades de sufrir un abuso.

Formemos hasta reducir a la mitad de la mitad, de la mitad…

Consuelo Cantalapiedra Caicedo